La cultura maya profetizo un GRAN cambio en la consciencia del mundo el 21 de Diciembre del 2012. Profetizaron un GRAN cambio universal, por la alineacion planetaria, con el centro de la Galaxia. Esto dara como resultado un cambio del materialismo y egoismo humano, hacia el amor, la bondad, la espiritualidad y la paz interna.

Los mayas fueron guardianes de saberes perdidos procedentes de tiempos inmemoriables, desde Lemuria y la Atlantida. Fueron una civilizacion que tenia una mision sagrada.

De acuerdo con las cosmologías maya e azteca, 2.012 es el final
de un ciclo de 104 mil años, compuesto de cuatro grandes ciclos mayas y de cuatro grandes eras aztecas. Humbatz Men, autor de origen maya, habla en ‘Los Calendarios’ sobre la venidera ‘Edad de la Luz’.
Revelaciones hablan sobre las transformaciones que están ocurriendo
en nuestro planeta y en las preparaciones tanto físicas como psíquicas
que precisamos someternos para realizar un cambio dimensional.
Las Profecias Mayas.

Los Mayas nos dejaron a nosotros los habitantes del planeta tierra de hoy, un mensaje escrito en piedra, un mensaje que contiene siete profecías, una parte de alerta y una parte de esperanza; el mensaje de alerta profetiza sobre lo que va a pasar en estos tiempos que vivimos, el mensaje de esperanza nos habla sobre los cambios que debemos realizar en nosotros mismos para impulsar la humanidad hacia la nueva era. La era de mujer, la era de la madre, la era de la sensibilidad.

Todos nosotros, de una manera u otra sentimos que estamos comenzando a vivir los tiempos del Apocalipsis. Todos sentimos la guerra, guerra por el petróleo, guerra por la paz.

Cada día hay mas erupciones volcánicas, la polución generada por nuestra tecnología se ha vuelto alarmante, hemos debilitado la capa de ozono que nos protege de las radiaciones del sol, hemos contaminado al planeta con nuestros desechos industriales y basuras. La devastación de los recursos naturales esta acabando con las fuentes de agua, con el aire que respiramos; el clima ha cambiado y las temperaturas han aumentado de manera impresionante.

Los glaciales y nevados se derriten, grandes inundaciones se suceden en todo el mundo; enormes tornados pusieron en peligro a Florida y gigantescos huracanes desbastaron a Centroamérica. Nos amenaza el caos informático, la pobreza generalizada por los efectos del caos económico se siente en casi todos los países del mundo. Todos buscamos respuestas y un camino seguro para los tiempos que vivimos. Reconocemos a partir de los problemas que enfrentamos a diario que no estamos viviendo en armonía. Muchas religiones elaboraron profecías acerca de lo que está pasando, la Biblia anuncio que cuando todos estos hechos sucedieran al mismo tiempo estarían llegando los tiempos del Apocalipsis.

Los Mayas sabían que esto iba a suceder exactamente en estos tiempos, por eso dejaron unas guías para que cada uno de nosotros, de manera individual, contribuya a llevar a la humanidad hacia el amanecer de la galaxia, a una nueva era en que no habrá más caos ni destrucción.

El Calendario Gregoriano, Tiempo Inarmonico.

El Calendario Gregoriano creado por la Iglesia Católica es el de actual uso en el planeta, limitando a los habitantes de la tierra el acceso al natural poder espiritual que emana del magnetismo y los ciclos naturales la Tierra.
El calendario actual es inarmónico, es irregular, es irracional y produce consecuencias nefastas sobre los seres humanos que estamos regidos por el; alienación, ignorancia, esclavitud, materialismo. Sufrimos un encantamiento hipnótico que no nos permite acceder a un patrón regular y armónico coincidente con los parámetros por los que está regido el universo.

Jose Argüelles asegura que con el reloj mecanizado se crea la tensión final de una frecuencia del tiempo artificial que se llama 12:60 (calendario de doce meses, reloj mecánico de 60 minutos).

En cambio, el calendario maya tiene la medida de la frecuencia del tiempo de la naturaleza, es decir, 13:20.

Para Argüelles, este es un calendario perfecto de 13 lunas de 28 días, que es la frecuencia natural de tiempo que gobierna el ciclo femenino, la naturaleza y la biósfera.

Esto es lo que hay que salvar, sostiene el conferencista. Hay que entender que el espacio es físico y pertenece a la tercera dimensión, en cambio, el tiempo es de la mente, no se puede tocar y pertenece a la cuarta dimensión, algo que descubrió el científico Albert Einstein.

Para Argüelles, el cambio de este calendario eliminaría la filosofía de que el tiempo es dinero o el tiempo vale oro que se fomentó a partir del calendario gregoriano, por la del tiempo es arte.

El calendario Gregoriano de 12 meses es un tiempo incorrecto, que te separa de la naturaleza y de tu propio espíritu.  “Así como el aire es la atmósfera del cuerpo, así el tiempo es la atmósfera de la mente; si el tiempo en el cual vivimos consiste de meses irregulares y días regulados por horas y minutos mecanizados, eso es lo que llega a nuestra mente: una irregularidad mecanizada. Si todo procede de nuestra mente, no es de extrañarse en la atmósfera en la cual vivimos se encuentre contaminada, y nuestra queja sea: no tengo suficiente tiempo. Quien posee tu tiempo, posee tu mente. Posee tu propio tiempo y conocerás tu propia mente”. .

José y Lloydine Argüelles.

El Legado Maya

A la forma de medir el tiempo le llamamos calendario. Los calendarios de los Mayas fueron los más sofisticados de Meso América y fue el centro de su vida y su mayor logro cultural.

Los Mayas contaban el transcurso del tiempo con gran exactitud y mejor que los contemporáneos de Europa. Los antiguos mayas fueron maestros del tiempo. Su calendario les dio una perspectiva tanto física como espiritual del tiempo y sigue siendo la medida más precisa del tiempo jamás concebida. Tenían muchos calendarios pero dos eran los principales . Cada uno tenía un propósito diferente.

El calendario Trece Lunas/28 días es el principal instrumento para implementar la Ley del Tiempo en la manera más universal posible. Un calendario es un dispositivo programador. El calendario Trece Lunas/28 días es una perfección de armonía. Su efecto sobre la mente humana y la organización social solo puede ser para beneficio inmensurable a las siguientes generaciones.